31 de diciembre de 2017

Cierre del año

Exceptuando las entradas del Desafío de los 30 Días llevaba desde septiembre sin publicar (que no escribir) algo en el blog. En los últimos tiempos me está pudiendo la desgana porque no consigo encontrar ni el tiempo ni la voluntad para escribir el tipo de entradas que realmente querría escribir para el blog. Es curioso, sin embargo, que logre encontrarlos para entradas como esta, que no dejan de ser una mera tradición y que bueno, realmente aportan poco como entradas roleras. No son partidas, ni recursos, ni nada realmente útil, más allá de compartir una experiencia personal. Bueno, si tienen cierta utilidad: a mi me sirven para hacer un seguimiento de cómo voy tirando con el hobbie año tras año, hacer recuento y a veces propósitos de año nuevo, y comparar con años anteriores para no descuidarme. De modo que allá vamos. Espero que a vosotros os sea entretenido de leer.

¿Qué trajo (o no) 2017 a mi vida rolera?

Los números se mantienen: 17 partidas

Según la agenda, y tras la cancelación de la última sesión del año, que hubiera sido ayer, este 2017 he jugado 17 partidas, es decir, exactamente las mismas que el año anterior. ¿Podría haber jugado más? Claro que si, pero estoy contento de haber mantenido el ritmo y frenado el descenso de citas que comenzó hace tres años.

Y ¿qué es lo que jugué o dirigí? Pues #Este2017hejugadoa:

Dirigido:

- Hombre Lobo: El Apocalipsis
- Mutant Year Zero
- El Señor de los Anillos (MERP)

Jugado:

- El Anillo Único
- Conan D20
- Dark Heresy
- Runequest (Joc)
- Clásicos del Mazmorreo

Trío de novedades

Este año he probado Mutant Year Zero como director de juego, y Clásicos del Mazmorreo y El Anillo Único como jugador. Ninguno ha resultado una gran sorpresa, antes bien he confirmado la impresión inicial con todos ellos. MYZ me gustó, en especial porque el sistema me resultó bastante sencillo y con elementos interesantes, fácil para dirigirlo con poca preparación. La experiencia con CDM fue entretenida, pero tuve la sensación de que todo era, como expresarlo... muy de coña. Eso de meter a doce personajes en una picadora para ver quién sale de ella me suena un poco a Benny Hill. Y la primera impresión con EAU de momento ha sido buena, lo suficiente como para dejarme con muchas ganas de continuar jugando la campaña que tenemos por delante. Y por fin, ¡por fin!, llevo un enano. Primera vez en toda mi vida rolera.

Conan el Imperecedero

Tres sesiones en un año. Ese es el triste saldo con el que hemos logrado no finalizar la campaña de Conan D20, porque dada la imposibilidad de coincidir, hemos tenido que retrasar la sesión final al año próximo, a enero, con un poco de suerte. Ojalá que podamos coincidir pronto para rubricar un final digno de la campaña que ha dirigido maese Kessler.

Lupus interruptus

Varias obligaciones me han obligado a hacer un parón en la campaña de HL y ceder de forma temporal la silla del narrador. Quiero recalcar de nuevo, de forma temporal, porque mi intención es retomarla en unos meses, cuando finalicemos la que acabamos de comenzar entretanto de El Anillo Único. No se van a quedar ocho sesiones ahí, muertas de risa, con todas las tramas abiertas, siendo uno de mis juegos de signatura, quizá el que más.

El fin del coleccionismo

Ha llegado por fin ese momento en que creo que ya tengo todo lo que quería tener (salvo tres títulos que no creo que vaya a poder conseguir a un precio que esté dispuesto a pagar), y casualmente ha coincidido con el momento en que las estanterías no dan para más. Habrá que comprar otras, ¿no? Pues no, habrá que hacer sitio. He comenzado a deshacerme de algunos juegos y suplementos que tenía, básicamente, por tenerlos. Por si acaso un día lo juego, por tener de ésta temática, etc... Si quiero seguir comprando de vez en cuando, tengo que deshacerme de cosas, aunque sea de poco.

Buenos propósitos

Y aquello que me quedo querría amortizarlo, aunque sea muy poco a poco. Por eso éste próximo año, además de retomar Hombre lobo, quiero dirigir tres juegos que me apetecen (mas lo que surja). Y son los que siguen:

Ahora que por fin mi colección de Kult está completa, quiero ver si ha merecido la pena el dinero que pagué por ella. Quiero releer el juego. Quiero empaparme del juego. Y quiero dirigir el juego, me vale con una sesión, y ver si la memoria y la nostalgia me han traicionado o no.

No quiero que Hardboiled se convierta en un segundo Walküre: muy bonito, muy chulo, pero que nunca toque la mesa (al menos dirigiendo yo). Por eso me conjuro a estrenarlo el próximo año sin falta (ayer faltó muy poquito).

Por último, gracias a los audiolibros estoy revisitando el ciclo del Capitán Alatriste, y eso ha hecho que vuelva a mis pensamientos el juego de rol homónimo, que tanto me gustó en su momento. Llegué a dirigir dos sesiones en las que no fue mal recibido por los jugadores, si no recuerdo mal, pero fue desplazado por alguna campaña de otro juego sin duda más popular. Por eso, porque creo que no tendrá mala acogida, me quiero poner de nuevo a pensar algún lance nuevo.

Y eso es todo por ahora. El próximo año, lo más seguro, abandonaré la costumbre de publicar una vez al mes por norma, y trataré de no agobiarme así por plazos sino centrarme en qué es lo que realmente quiero publicar. Pero algo seguiréis leyendo, digo yo.

Feliz año nuevo.




30 de diciembre de 2017

Desafío de los 30 Días: Día 30



30. ¿Cuál crees que es tu mejor baza como narrador? Tus recursos narrativos favoritos.

¡Que se acaba, señores!

No tengo técnicas o recursos con nombre propio que utilice de forma consciente en mis sesiones. La verdad, lo único que tengo claro que parece que se me da bien, en base a la mayoría de los comentarios de la gente a la que he dirigido a lo largo de los años, es hilar una historia interesante. Y para lograrlo el único truco que tengo es seguir el desarrollo de la acción que van marcando las decisiones de los jugadores a través de sus personajes. Reaccionar a los giros de guión que fuerzan con sus actos, replantear y evolucionar lo pensado a futuro teniendo en cuenta lo que acaba de ocurrir en la mesa, pensar las reacciones de los pnjs y del mundo que les rodea, con calma en el periodo entre partidas o improvisando a destajo durante las sesiones... Hacer, en fin, que la historia viva que tenemos entre manos siga siendo rica y currada aun cuando discurra por derroteros que como narrador no soy capaz de prever ni preparar. Y, hay que decirlo, qué divertido es hacerlo, el entretejer mis ideas con sus acciones para que al final el poso resultante sea "joder, una partida cojonuda, lo hemos pasado de coña", con independencia de todo lo demás. Eso es lo único que importa, ése es el único objetivo. El día que no consiga que nos divirtamos sentado a la cabecera de la mesa, apaga y vámonos.

Y con esto hemos llegado al final del Desafío de los 30 Días. Me alegro mucho del retorno de esta iniciativa en su formato original. La verdad, me ha dado unos ánimos para escribir en el blog que hace tiempo que no tenía, ojalá que me duren un poco. De momento sólo queda decir, por primera vez desde 2014...

¡¡¡DESAFÍO SUPERADO!!!

29 de diciembre de 2017

Desafío de los 30 Días: Día 29



29. Un colega tuyo viene comentándote "jugamos la partida sin tirar un sólo dado", ¿piensas que es un defecto?

Depende de lo más importante a la hora de sentarse a jugar: ¿lo pasó bien durante la sesión? ¿Si? Entonces ninguna objeción.

Hace años, durante el apogeo de Mundo de Tinieblas con mi anterior grupo de juego, tuve mi ración de sesiones de interpretación intensa con apenas una o dos tiradas en toda la tarde, si es que acaso se daban. Si te gusta interpretar en mesa y logras una inmersión buena y constante tanto por tu parte como por la de los demás jugadores, puede ser muy entretenido e interesante. No obstante, si diré que me gusta la incertidumbre y la emoción de que a veces las cosas dependan de una tirada de dados y, aunque podría disfrutar de una sesión 100% interpretativa, echaría de menos ponerme en algún momento en manos de la diosa Fortuna.

28 de diciembre de 2017

Desafío de los 30 Días: Día 28



28. Vas a una partida y se te olvida una regla importante... ¿Te paras a mirarla o improvisas sobre la marcha?

Me pararía a consultarla. El libro de reglas está ahí para algo, e improvisar sobre la marcha una regla alternativa con sentido requiere una soltura de la que carezco con el 96% de los sistemas de reglas. Además ¿acaso se supone que un narrador debe memorizar el sistema de reglas al completo? Una cosa es tener familiaridad y soltura con el sistema del juego que diriges, pero la memoria es finita - la mía al menos - y es imposible acordarse de todo.

27 de diciembre de 2017

Desafío de los 30 Días: Día 27



27. ¿Analizas las matemáticas de un sistema concreto o no te interesan? Si es así, ¿cuál te parece más perfecto?

La idea de analizar las matemáticas de un sistema de reglas me parece un coñazo de proporciones épicas. Puede que me pierda un nivel más de entretenimiento o una forma más de exprimir el interés de un juego de rol, pero no me interesa lo más mínimo. No me parece divertido o interesante. Respeto y entiendo que haya a quien si se lo parezca, pero a mi me suena tan raro como ponerme a analizar las reglas del Risk, del Heroquest o del parchís, en lugar de ponerme a jugarlos. Por suerte para mi, otra gente que se supone es profesional se ha preocupado por revisar ese sistema antes de que el libro llegase a mis manos, y confío en su buen hacer. Otra cosa es que me acabe gustando ese sistema o no.

La opinión en firme sobre un sistema la fraguo en la mesa en base a la sensación con la que me haya quedado al finalizar la sesión. Si me he quedado con la sensación de que era lioso, complejo, con demasiadas tiradas o todo lo contrario, si me perdía en un mar de modificadores y sinergias... me vale con esas meras apreciaciones superficiales para medir mi grado de gusto y comodidad, sin necesidad de desempolvar las exiguas nociones de probabilidad que di en el instituto.

26 de diciembre de 2017

Desafío de los 30 Días: Día 26



26. Esa regla casera que inventaste y de la que estás orgulloso.

He utilizado reglas caseras muchas veces, pero llevo un buen trato tratando de hacer memoria y, la verdad, no me acuerdo de ninguna que pueda afirmar a ciencia que fuera idea exclusivamente mía. Es probable que alguna haya pensado en el pasado, pero no la he retenido en la memoria. Ya sabéis, las reglas y yo... así que lo siento, hoy no tengo nada que aportar :(

25 de diciembre de 2017

Desafío de los 30 Días: Día 25



25. Si en el futuro pudieras escribir tu propio juego, ¿cómo sería? ¿De qué trataría?

Me encantaría escribir el juego de rol del universo de Metro 2033. Hace un par de años estuve tomando notas al respecto e incluso montando una modesta maqueta, pero la falta de tiempo hizo que dejase el proyecto en el tintero. También tenía un proyecto similar sobre un videojuego añejo llamado Hell: A cyberpunk thriller, y uno que venía a ser una mezcla de los trasfondos de los videojuegos Deus Ex y Sindicate. Ambos están en la misma situación que el primero que mencioné.

Pero diréis "Eso no es exactamente escribir tu propio juego". Lo cierto es que nunca he sentido la llamada esa que se dice que siente todo rolero para desarrollar un juego con una ambientación de desarrollo propio, un sistema novedosisísimo, etc... Me considero una persona creativa e imaginativa, pero la gran variedad de ambientaciones ya existentes me genera dos sensaciones: la primera, que es difícil que logre escribir algo realmente novedoso; y la segunda, que habiendo tantas ideas buenas ya ahí fuera, y que me apasionan tanto, lo ue me me apetece más es ampliar algo que ya exista.

Dicho esto, si pudiera, en lugar de escribir mi propio juego, lo que de verdad me gustaría es escribir suplementos oficiales para juegos que me gustan. Eso sí que sería una pasada.