6 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días, Día 6: Tu mejor crítico en una partida de rol

Día 6: Tu mejor crítico en una partida de rol

Fácil de recordar :) Fue en una aventura de El Señor de los Anillos de Joc. Éramos cuatro jugadores: un mago semiorco (no preguntéis), un guerrero enano, un guerrero humano y un explorador sindar (el tete). Nos habíamos metido en una extraña gruta que estaba atravesada por un lago profundo y oscuro. El semiorco trató de escalar por la pared para sortear el lago sin mojarse, pero cayó dos veces al agua. Tras el tercer intento consiguió cruzar, pero al hacerlo se reveló la sorpresa: las profundidades del lago albergaban un kraken (¿?).

Si, esto estaba dentro de una cueva

El guerrero humano, que estaba cerca de la orilla, fue atrapado por un tentáculo que lo arrastró al agua. Aunque el enano se lanzó como un poseso para salvar a su amigo, nunca volvimos a ver al guerrero humano, que se hundió como un plomo por culpa de su armadura. El elfo, bastante más prudente, tomó posición con buena visibilidad y comenzó a disparar una andanada de flechas tras otra. Aprisionado por los apéndices del kraken, el enano martilleaba a la criatura con la única mano que le quedaba libre, sin descanso. Pareció mentira la cantidad de daño que acumuló sin morir (el enano, no el kraken), con ambas piernas rotas y varios malus acumulados a la actividad, pero siguió golpeando una y otra vez, mientras mis flechas iban aportando algo, pero más bien poco.
El último turno de combate, el enano estaba a 3 puntos de morir. El arquero sacó una flecha del carcaj, la montó sobre el dorso de su mano, tensó la cuerda del arco, apuntó y soltó. Los dados rodaron, doble tirada abierta, Crítico E, que al resolverse en la tabla de criaturas grandes alcanzó la puntuación máxima. El kraken murió con el cerebro atravesado por la flecha de mi arquero y se hundió en las oscuras aguas del lago subterráneo. Conseguí sacar al enano, a pesar de ello (¿y dónde estaría el mago, me pregunto?). Lo mejor de todo fue que al haber dado el último golpe al bicho, aunque el enano era el que había bajado el 90% de sus puntos de vida, los puntos de experiencia me los llevé yo. Una triunfada como una casa, aunque fuese "un poquito" injusto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario