7 de noviembre de 2013

El Desafío de los 30 Días, Día 7: Tu mayor pifia en una partida de rol

Día 7: Tu mayor pifia en una partida de rol

Pues la que me ha venido a la mente ocurrió durante una campaña de Vampiro: La Mascarada, llevando a un teórico de la conspiración Nosferatu conocido como Caracristal o CC, debido a que tenía incrustadas en su cara deformada varias decenas de esquirlas de vidrio.

Como buena rata de alcantarilla, CC era el especialista del grupo en cuando a infiltración gracias a la Ofuscación. En un momento de la campaña, la cuadrilla necesitaba entrar en una planta potabilizadora de agua para continuar el curso de sus investigaciones, que apuntaban a que un grupo de vampiros estaba tratando de contaminar con algún tipo de compuesto el sistema de abastecimiento de agua de la ciudad. Con las teorías conspiratorias de la fluorización del agua por parte del gobierno en la cabeza, CC se lanzó a la tarea de infiltrarse en la planta, para buscar pruebas que apoyasen las tesis del grupo.


Dado que no sabíamos a quién o a qué podríamos estar enfrentándonos, el cuidado y la discrección debían ser totales. Por desgracia, ése día debía de andar yo un poco espeso, o fue la hora o a saber qué... El buen Nosferatu consiguió esquivar a los guardias, evitar las alarmas y penetrar en las instalaciones, pero en un momento dado rompió el silencio telefónico para efectuar la siguiente llamada a sus compañeros (literal):

Estoy dentro... joder, siempre he querido decir ésa frase. Lo siento pero, eeeh... ¿qué era lo que había venido a hacer?.

Después de todo el trasiego y el esfuerzo de colarme dentro, se me había olvidado por completo el cometido que tenía que realizar. Traté de recordarlo durante cinco largos minutos ante la anonadada mirada de mis compañeros hasta que, finalmente, tuve que exponerme a mi mismo y al grupo para hacer la llamada telefónica. Y la cagué.



No hay comentarios:

Publicar un comentario