24 de marzo de 2014

Aventura para Dark Heresy - Sangre de su Sangre

Siempre me ha resultado muy sugerente la idea de que la corrupción se esconda tras una apariencia de rectitud, y la maldad tras la máscara de la inocencia. Es algo tan real que podemos verlo a diario en nuestra propia sociedad - evidentemente no en las mismas formas que se dan en el ficticio cuadragésimo primer milenio del Imperio -, y que dota a las historias de ésa pátina de realismo que me gusta tanto como narrador y como jugador.


Hoy os traigo un módulo para Dark Heresy en la que se explotan ambos temas. El grupo de Acólitos al que dirijo una pequeña campaña se ha unido recientemente al Ordo Malleus en su cruzada contra las entidades que acechan al Hombre tras el muro que lo separa del vasto inabarcable que es la Disformidad. Tras un corto periodo a las órdenes de uno de los más preeminentes Inquisidores del Ordo Heréticus, Globus Vaarack, el proceder de los Acólitos ha causado que entren en la esfera de influencia de otro Inquisidor diferente, alguien más... acorde a sus procederes. Todavía a prueba tras los sucesos de Cosecha Negra, su nuevo y misterioso patrón, el Inquisidor Sigfred Valtor, con el cual aún no se han encontrado en persona, les encomendó viajar al mundo imperial de Nephispte. Éste remoto mundo en la frontera superior de la Cuenca de Golgenna se entrega con pasión a la industria y el progreso, en busca de su mayor meta: alcanzar la "perfección" de un Mundo Colmena. ¿Quizá en su celo y esfuerzo olviden mantener los ojos abiertos?. Serán los Acólitos quienes deban averiguarlo...

SINOPSIS DE LA AVENTURA: Ciudad Marax, en el mundo imperial de Nephispte, lleva tres siglos encabezando los esfuerzos del planeta por convertir su vasta red de ciudades-estado en gigantescas ciudades colmena, a imagen y semejanza de otros tantos mundos del sector. El titánico e inhumano esfuerzo de su industria es alimentado por los potentes venenos radiactivos que nutren sus centrales de fusión, y la energía que ilumina su sociedad es, al tiempo, un cáncer que corrompe su cuerpo, y puede que incluso su alma.
A través de los registros del Administratum y del Adeptus Arbites, la Inquisición ha advertido que los índices de mutación en su población han sobrepasado con creces los marcadores tolerables en los últimos tres años. Una desviación tan significativa del sagrado código genético de la Humanidad es inaceptable en cualquier caso pero... ¿y si el origen de ello fuese más oscuro de lo que se sospecha?.


PD: Algunas partes de ésta historia pueden herir la sensibilidad del lector. Recomiendo al narrador sopesar la madurez y sensibilidad de sus jugadores a la hora de describir determinados sucesos relatados en la historia.

2 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Correcto, clérigo macabeo. Espero poder contar contigo para la siguiente... por el bien de tus compañeros Acólitos.

      Eliminar