28 de junio de 2014

Centenario de la Gran Guerra

Tal día como éste, hace cien años, el ser humano mojó de nuevo la pluma en un tintero de sangre para escribir una parte importante de su historia. Cien años y dos horas atrás, más o menos, el archiduque Francisco Fernando de Austria-Hungría y su esposa Sofía eran asesinados por el anarquista Gavrilo Princip en Sarajevo. La negativa de Serbia a las exigencias austro-húngaras para investigar el magnicidio provocó el giro de los oxidados engranajes de las alianzas entre las potencias europeas hasta desencadenar el tremendo conflicto armado que llegaría a ser conocido como la Gran Guerra. Sólo la posterior erupción de su inmediata descendiente, la Segunda Guerra Mundial, la haría empequeñecer a los ojos de los pueblos de Europa y del mundo, hasta el punto de sobrepasarla en fama e infamia, y relegarla, curiosamente, a un papel de segundona que nunca tuvo.













Pasa desapercibido para muchos, pues, el hecho de que la Gran Guerra marcó el inicio de la concepción moderna del conflicto bélico y que fue, además, escenario de gala para la entrada en acción de los modernos avances en tecnología y táctica militar,  y que aun así no prepararían al mundo para lo que vendría dos décadas después. El nacimiento de la aviación militar, el carro blindado o tanque, las armas de repetición, los gases venenosos y la modernización de la marina de guerra fueron muestra de lo primero, mientras que la concepción de la guerra de trincheras surgió en respuesta a muchos de los anteriores, así como el bombardeo de núcleos urbanos civiles y objetivos no militares como medida de guerra psicológica.

Paradójicamente, la Gran Guerra desencadenó algunas cosas positivas, como la incorporación de la mujer al mercado laboral - aunque en inferiores condiciones de salario que el hombre - y su posterior acceso al voto. También desembocó, tras el armisticio, en la creación de la Sociedad de Naciones (SN), precursora de la actual Organización de las Naciones Unidas (ONU), en un intento - infructuoso, como se vería más tarde - de evitar que se repitiese un conflicto de tal envergadura, y que igualmente sentó las bases del entendimiento internacional que conocemos hoy en día.

Animo a quien le interese la historia contemporánea a leer sobre el conflicto y sus consecuencias. Sobretodo, recordar para no olvidar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario