1 de septiembre de 2014

75 años del comienzo de la Segunda Guerra Mundial

En el día de hoy se cumplen 75 años del inicio oficial, según la historiografía, de la Segunda Guerra Mundial. Con la connivencia de la Unión Soviética, con la que el 23 de agosto suscribiese el pacto Molotov-Ribbentrop, la Alemania nazi comenzaba la invasión militar de Polonia. La exitosa aplicación de la táctica de guerra relámpago (blitzkrieg), unido a la posterior invasión soviética del 17 de septiembre, de acuerdo con el pacto, y a la incapacidad de Inglaterra y Francia de proporcionar ayuda al gobierno y ejército polacos, causó la derrota de estos en los primeros días de octubre.

El ejército polaco se batió con valor, pero carecía de la tecnología militar de los alemanes y del número de efectivos de los soviéticos. Desde 1937 estaba introduciendo unidades mecanizadas, pero seguía confiando en las unidades de caballería, con mucha movilidad pero sin armas pesadas. La infantería polaca gozaba de buena fama, y luchaban con la convicción de que una derrota significaría desaparecer como nación del mapa de Europa, algo que Polonia ya había conocido no una, sino varias veces a lo largo de su historia, desmembrada y despojada de su identidad a manos de rusos, prusianos y austriacos.


Uno de los mitos populares alrededor del conflicto europeo surgió de aquellas primeras jornadas de guerra. Según se dijo, ante el avance de las divisiones panzer alemanas, la caballería polaca desenvainó sus sables y lanzó una fútil y suicida carga contra los vehículos, siendo aniquilada en el proceso. Según citan muchas fuentes, ésta historia fue un invento de la maquinaria de propaganda nazi para ridiculizar al ejército polaco, y ocultar el hecho real de que algunas divisiones montadas polacas habían orquestado un contragolpe contra el avance de la infantería germana, a la cual habían diezmado a golpe de sable. Posteriormente dichas unidades de caballería caerían, ahora si, ante el fuego de las ametralladoras. No sé dónde leería por primera vez acerca de éste hecho, pero lo curioso es que yo pensaba lo contrario a lo que la propaganda alemana pretendía. Aquella carga me parecía, de una forma muy romántica, lo admito, un último acto de valor por parte de quien sabía que poco podía hacer por frenar al enemigo.

Cuando visité Polonia en persona me impactó lo presente que sigue estando el conflicto en la sociedad y la cultura polacas. En Cracovia hay placas conmemorativas en casi cada esquina, y los museos y casas de cultura organizan muchas exposiciones y charlas acerca de cualesquiera consecuencias de la invasión alemana y la posterior soviética. Tuve ocasión de visitar también el Museo del Levantamiento de Varsovia, que ha sido, la verdad, uno de los que más me ha gustado de todos los de temática similar que he visitado, y que recomiendo como visita principal en la ciudad. Después de todo aquello, creo que es quizá el país europeo donde la memoria de lo ocurrido entre 1939 y 1945 sigue más viva, algo que quizá no sería mala idea exportar a otros lugares para que no olvidemos que no somos tan civilizados como parecemos, y que un conflicto así, lo creamos o no, podría volver a ocurrir si se pierden las lecciones que se aprendieron entonces.

A modo de post datapara ésta entrada, os comento que los creadores de Walküre han aprovechado la conmemoración de la fecha para ofrecer de forma gratuita el juego en formato PDF. Aprovechad la ocasión, ya sabéis que a mi me parece un juegazo :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario