10 de marzo de 2015

Bibliotecomanía - Cuidando tus libros (I)

Llevo comprando rol de segunda mano en internet desde que me independicé hace seis años. El control de gastos y la optimización de recursos, más aún en una época de crisis como ésta, es vital para un rolero coleccionista que no cuenta con el respaldo de una cuenta corriente de cinco o seis cifras. Por tanto hay ocasiones en las que la compra de un flamante libro nuevo no es posible, pero también debemos tener en cuenta que en otras, simplemente, no es necesario. Portales de subastas como Ebay o Todocolección, o aplicaciones como Wallapop nos han dado la posibilidad de acceder a las bibliotecas de otros roleros que por una u otra razón quieren deshacerse de sus libros, así como a nosotros de recuperar inversiones decepcionantes o quitarnos de enmedio juegos que ya no queremos ver en nuestras estanterías.

Normalmente la gente suele ser bastante legal y tanto la descripción como las fotos de los libros suelen mostrar claramente el estado real de cada ejemplar. En el caso de los títulos más antiguos, claro, es casi imposible encontrar ejemplares que no tengan las páginas algo amarilleadas por el tiempo, pero de vez en cuando aparecen libros realmente maltratados y en estados lamentables de conservación. No me refiero a marcas de uso normales, como las esquinas dobladas o peladas -  mi básico de tercera de Hombre Lobo está así tras una crónica de cuatro años -, páginas dobladas o incluso escritas a bolígrafo y subrayadas (aunque desde mi punto de vista de bibliotecario os cortaría las manos a todos los que hacéis esto, ¡bárbaros! xD), sino a daños realmente brutales. Os voy a enseñar algunos ejemplos a lo largo de ésta entrada.

Esto, amigos, son hongos
Vengo del mundo del libro y es comprensible que por deformación profesional trate los míos mejor que la media, pero hay cosas que me cuesta comprender. ¿Cómo llega un libro de rol a desarrollar hongos?. He tenido en mis manos ejemplares de libros del siglo XVIII en un estado mejor de conservación que algunos libros de rol de los noventa.

Lo sé, suena a maniático y tiquismiquis absoluto xD De ahí el título de la entrada, esa simpática "despronunciación" de mi carrera que todo documentalista a escuchado de labios de algún conocido o familiar a lo largo de su vida. Pero manías aparte, me parece importante poner un poco el foco en el cuidado de nuestros libros, por varias razones. En primer lugar para tenerlos en buenas condiciones para seguir disfrutándolos, pero también por evitar que nuestra biblioteca se convierta en un foco de infección dentro de nuestra propia casa y para preservar su valor. Porque si, los de rol son de los pocos libros en papel con los que todavía podemos recuperar parte de nuestra inversión inicial si nos vemos achuchados por la necesidad, o si tristemente decidimos abandonar el hobbie.

Por ello, y para darle algo de lustre a lo que todavía no he olvidado de una de las facetas de mi profesión, os voy a contar algunos consejos para ayudaros a mantener vuestras bibliotecas cuidadas. No van en ningún tipo de orden, sino que os las voy listando a medida que voy haciendo memoria.

Mantenlos limpios

Vale, empecemos por lo más básico. Los libros tienen que estar limpios para poder conservarse bien, igual que... no sé, la mayoría de las cosas. Es cuestión de sentido común. Pero aparentemente un libro no se mancha, ¿no?. A menos que sufra un accidente - tan común, por otro lado, en nuestra sesiones roleras - del tipo bebida derramada, caída fortuita, trato poco delicado... un libro está en una estantería bien resguardadito sin que ningún factor externo le moleste. Falso. Uno de los peores enemigos de un libro siempre está presente en cualquier casa o biblioteca, y éste es el polvo. Los libros pasan largos periodos de tiempo en el mismo sitio sin moverse, y el polvo se acumula en sus hojas y cubiertas en cantidades importantes sin que apenas nos demos cuenta. El polvo, que entre otras cosas se compone principalmente de células muertas de nuestra propia piel, y por tanto tiene una importante parte biológica además de inerte, puede contener partículas que dañen el papel, que modifiquen su coloración, que lo oxiden, e incluso puede ser vehículo de esporas de hongos o un manto confortable para los huevos y larvas de insectos que adoran el papel como plato principal en su dieta. Si, bastante asqueroso, peligroso para la salud (asma, rinitis, alergia a los ácaros del polvo) y ni que decir para los libros, que pueden acabar plagados como una cloaca del Wyrm. Por eso es importante sacar de vez en cuando nuestros libros de las estanterías y limpiar tantos unos como otras.

Hongos "caníbales"
Para limpiar los libros, como normalmente suelen estar de pie, basta con pasarle un cepillo o un plumero (si es electrostático puede que incluso mejor, para que no se quede en suspensión) por el canto superior, con cuidado de no abrir sus hojas para que el polvo no se cuele entre las páginas. Si queréis hacer una limpieza un poco más a fondo, podéis pasar un trapo húmedo por toda la superficie y luego secar con papel absorbente, pero a menos que tengo realmente mucho polvo yo evitaría la humedad. Hay un remedio bastante "milagroso" también para el polvo que se adhiere persistente en los cantos de las hojas, y es la goma de borrar, que además si es blanca curiosamente blanquea un poco las páginas amarilleadas. No os voy a decir marcas, pero eso si, os recomiendo que sean gomas de borrar de buena calidad, blancas (para no "colorear" sin querer el libro) y que a su vez estén limpias. La balda... pues como cualquier otro mueble, con un trapito y O'Cerda en principio ya está.

Creedme, sólo con preocuparos de quitarle el polvo a vuestros libros de vez en cuando evitaréis la mayoría de problemas habituales con ellos. Y joder, se merecen unos pocos cuidados como agradecimiento de los buenos ratos que nos proporcionan.

La posición correcta: De pie

¡Error!
Otra cosa que podría parecer obvia, pero que tampoco lo es demasiado, sobretodo cuando tenemos que hacer un maldito tetris en nuestra estantería hiper-repleta para que quepa un libro más (sólo uno más y ya xD). Hay quien dice que también pueden estar tumbados y apilados unos encima de otros, pero yo personalmente prefiero de pie, por dos razones. En primer lugar, los libros en la zona inferior de la pila está sometidos a una presión que puede estropear su encuadernado, y en segundo lugar, dado que no todos los libros tienen las mismas dimensiones, encima ésa presión no tiene por qué ser uniforme, lo cual también puede deformarlo. Por ello, y porque se concibieron para estar así, mejor de pie.

Una vez colocados de pie, cuanto más rectos estén, mejor para la integridad de la encuadernación. Cuanto más torcidos, más se irá deformando su interior y poco a poco el adhesivo se despegará, el cosido se soltará o se romperá, y ya tenemos un libro cualquiera de la Factoría. Para evitarlo, es mejor que las baldas estén lo más completas posibles. Esto no es una excusa para que compres más, aunque si quieres utilizarla como tal, adelante xD. Igualmente, no es bueno colocar libros tumbados sobre los demás de pie. Una vez más el peso provoca una torsión en la encuadernación que acaba cargándosela.

¡Acierto!
Teniéndolos en vertical también podemos aprender a cogerlos de la manera más correcta, y esta no es meter el dedo en la parte superior y tirar, como hacemos la mayoría (y me incluyo muchas veces por descuido). Haciéndolo así acabamos forzando la parte superior del lomo y rompiendo la cubierta. Es mejor empujar un poco uno de los que tenga al lado el libro que queremos sacar para así poder hacerlo tomándolo por la parte central del lomo, la más robusta.

Esta entrada iba a ser única, pero como me estoy alargando más de lo que pretendía, y aún me quedan varias cosas y consejos que contaros al respecto, finalmente la voy a hacer por entregas para que no se haga muy pesada de leer. Teniendo en cuenta lo que he tardado para escribir ésta entre todo el lío de trabajo y demás, no me atrevo a adelantar fechas para la siguiente, pero espero que sea pronto. Ah, y un breve añadido. Esto son unas generalidades básicas, no un tratado de mi carrera. Si algún lector, ya sea del gremio o no, ve alguna cosa que no es correcta, es totalmente libre y bienvenido para decirlo. Simplemente pretende ser una pequeña ayuda, y espero que os guste y os sirva :)

2 comentarios:

  1. Muy interesante el artículo. Una cosilla, el fondo del blog dificulta bastante la visión. No podrías poner un fondo liso en el centro?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado :) Respecto al fondo, es verdad que alguna persona me lo ha comentado. La verdad es que este año tengo intención de actualizarlo, pero de momento le he puesto a la entrada un fondo liso como indicas para que se pueda leer mejor.

      Gracias por tu comentario, y un saludo!

      Eliminar