19 de marzo de 2015

El Ministerio del Tiempo

Merece la pena dedicar un ratito a hablar de ésta serie. He esperado cuatro episodios para hacerlo, para hablar con conocimiento, y creo que ya puedo decir con cierta seguridad que me parece una de las mejores ideas que han aparecido en la ficción española desde hace años. Me parece original, me parece entretenida y me parece divertida. Y currada. Como todo puede tener sus defectos, pero eso no le resta mérito. Tal y como han venido siendo hasta ahora muchas series españolas, y teniendo en cuenta que aquí no se manejan los presupuestos de las cadenas americanas e inglesas, creo que no soy el único que se esperaba algo totalmente diferente, obviamente para mal.


La prueba de fuego para mi han sido los capítulos 3 y 4. Tranquilos que no voy a contar nada que no se haya visto en los avances (si no los habéis visto, entonces igual si podría desvelar algo, tenedlo en cuenta). Como aficionado del tema de la Segunda Guerra Mundial temía como a un nublado lo que ocurriera en ése capítulo 3, cómo se retratase a los nazis, la España de entonces, el vestuario y demás. Y apenas comenzar me di cuenta de que iba a poder verla sin tirarme de los pelos. No soy de los que se ponen a ver una serie o una película con la vena crítica a ras de piel, pero cuando ves fallos claros, los ves, y si los hubo no me dí cuenta de ellos o no les dí importancia, la verdad. El casting, además, me pareció muy bueno (me lo parece en general hasta el momento, de hecho). Dentro de que es imposible encontrar dobles de personajes reales, por ejemplo el actor que encarnaba a Franco me pareció muy acertado. E incluso conseguí olvidar que Hitler era Mario Conde, y el mosqueo que me produce que gente que se supone son estafadores, defraudadores y demás obtengan en televisión visibilidad y crédito público. En cuanto al cuarto capítulo, pues igual, pensé que acabarían metiendo la gamba rompiendo sus propios dogmas y no, me siguió pareciendo todo bastante coherente.

Los protagonistas, además, me gustan bastante. En cada capítulo vas enterándote de algo más acerca del trasfondo de cada uno de ellos, no son nada planos y están bien interpretados. Alonso de Entrerríos me tira del corazoncito alatristesco cosa mala, y reconozco que es casi casi mi personaje favorito, y Amelia Folch cumple bien su papel como cerebro del grupo y personaje femenino que se aleja de las variantes habituales de heroínas. Quizá el único que me sorprende un poco como agente del Ministerio es Julián, pero sólo eso, me sorprende. Los tres están dotados de detalles que me parece que les dan mucha personalidad, como que Julián, precisamente, tenga fallos en sus conocimientos de Historia, o que Alonso sea constantemente el ejemplo del buen soldado, que de bueno y leal es casi pesao y "gilipollas, como decís en vuestro tiempo". Estos detalles están por todas partes en la serie, cosas que le dan cuerpo y consistencia, y que en ocasiones también se usan para meter momentos cómicos, como cuando Himmler tararea (y mal) Wagner en la intimidad.

En cuanto a su credibilidad científica e histórica... vamos a ver. En primer lugar, es ciencia ficción, o al menos yo entiendo que lo es. Siendo así, la credibilidad científica debería ser relativa, o símplemente la justa. ¿Asumimos como dogma de ficción que los viajes en el tiempo únicamente afectan al futuro si llevas a cabo cambios grandes o importantes?. Vale, pues ya está. No me parece tan complicado. Además, por determinadas cosas que ocurren sobretodo en el capítulo 4, da la impresión de que el propio Tiempo se resiste a que lo modifiquen, quizá corrigiendo por si sólo los cambios menores para evitar alteraciones. Yo no conozco en profundidad la Teoría de la Relatividad, y mucho menos la Teoría de Cuerdas, pero dudo que nadie lo necesite realmente para disfrutar de la serie. Hay muchas líneas de discusión sobre las diferentes paradojas, como el tema del "Multiministerio" (el que aparece en la serie es el de 2015, pero habría anteriores y posteriores en el tiempo, con sus propios agentes, y todos se deberían andar cruzando), o el hecho de que no se pueda viajar al futuro desde 2015, pero si desde los Reyes Católicos a la España franquista, por ejemplo. Pero el hecho de que existan esas discusiones me parece que sólo añade interés a la serie, no la desmerece. (A posteriori: He leído por ahí que en realidad la serie se aproxima más a una teoría llamada Universo de Bloque Creciente, en la que el pasado y el presente existen, pero el futuro no. Igual es una explicación.)


En el rigor histórico, que de momento no me parece que se hayan saltado especialmente, si que me parece más importante que se ajuste a los hechos reales. A fin de cuentas están viajando en el tiempo al pasado, a sucesos establecidos y, hasta ahora, de los que se tiene una constancia documental clara, por tanto es importante que se refleje con fidelidad. Sin embargo, lo que también tiene el registro de la Historia es que la escriben los hombres, falibles, influenciables y parciales. ¿Quién dice que determinado suceso, tal y como nos lo han contado, no ocurrió de otra forma, que el escribano que los registró no impuso su propia visión interesada del mismo?. No es esto una carta blanca para hacer de la Historia lo que le parezca a nadie, claro, pero si debería tenerse en cuenta.

Insisto, quizá es que no quiero meterme a rascar demasiado, pero símplemente no lo veo necesario. Me gusta la serie, me parece que tiene calidad y futuro. Y merece destacar, aparte de por su propuesta original, por su digna puesta en escena y por la interpretación de sus actores, por su humor, muy español (y funcionarial) pero sin caspa, chabacanería ni risas de lata, y por alejarse de las fórmulas y géneros más habituales hasta ahora en nuestra televisión.

Y si, yo también he pensado que molaría trasladarla a la mesa y traducirla al idioma de los dados. Es inevitable xD La propuesta de Verzobias con sistema Hitos me ha parecido interesante, por lo menos la elección del sistema creo que es acertada. Estaría curioso probar.

5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. xD Perdón, escribí mal la frase y no se entendió. En realidad quería decir "me olvidé de que Hitler era Mario Conde". Surgió la coña en mi grupo de amigos por el parecido del actor con el empresario de marras.

      Eliminar
    2. Ah, ya pensaba que se me había pasado algo del episodio :D.

      Eliminar
  2. Otro muy buen sistema para jugar a El Ministerio del Tiempo es Mundo de Tinieblas.

    Nosotros lo usamos para muchas ambientaciones (Supernatural, Western...) ademas del propio Vampiro y Hombre Lobo.

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de MdT siempre ha sido un sistema goloso para adaptar lo que sea, más, supongo, por haber estado muy extendido durante muchos años que por sus bondades como sistema, ya que a posteriori muccha gente ha despotricado contra él. A mi me parece buena opción también, aunque reconozco que Hitos pega mucho para ésta ambientación de igual forma.

      Gracias por pasarte y comentar :)

      Eliminar