7 de junio de 2015

Blitzkrieg Feria del Libro 2015

Éste año, a diferencia del anterior, si he podido encontrar un hueco mínimo, apenas una hora y media, para pasarme de nuevo por la Feria del Libro. El motivo principal me lo proporcionó mi amiga Rocío Tizón, que firmaba ayer ejemplares del libro en el que ha participado recientemente: Retrofuturismos. Antología steampunk. Como no deja de tener solera que el autor te firme en la Feria - aunque en mi caso pueda conseguir la misma firma tomando un algo, o después de una partida de rol, cualquier fin de semana - me acerqué por allí, y tras conseguir su dedicatoria y la de Rubén Sánchez, también participante en la antología - muchas gracias a ambos :) - tenía algo más de media hora para pasear la mirada traviesa por los libros expuestos en las casetas, a ver qué captaba mi atención. Con tan poco tiempo, pensé, no me daría para mucho...


Parece mentira lo que dan de si treinta y cinco minutos de nada. Como botín de un blitzkrieg improvisado, prácticamente visto y no visto, acabaron en una bolsa de papel seis libros nuevos y en mi cartera setenta euros menos. Vale, a día de hoy es una pasta, pero atendiendo a su número, y a que sólo durante la Feria me permito estos dispendios en libros "normales", no es para tanto. Al menos es lo que me digo para acallar la conciencia :P

Obviamente, la primera "presa" fue la antología steampunk antes mencionada, que probablemente me acompañe durante el próximo viaje. Con ella que espero aumentar por mi interés por dicho género pues, todo sea dicho, siempre me ha llamado más la atención a través de lo estético que de lo literario. Espero cambiar eso.

Tropecé nada más comenzar a explorar por allí con la caseta de Nowtilus, y como todos los años, acabé picando con sus títulos de la colección "Breve historia de...". La selección de éste año tiene una fuerte influencia norteamericana, en parte por ampliar un poco los conocimientos sobre el lugar cuando está próxima mi visita, y también, podéis creerlo, como complemento para futuras historias de Hombre Lobo el de los indios americanos. Porque queda muy bien decir que tu personaje pertenece a las Tribus Puras, pero intenta interpretarlo con profundidad, y verás que rápidamente te quedas corto con los clichés de los western.

La misma intención, además de que conocía de antemano sus ilustraciones, estuvo detrás de la compra de El Ocultismo Nazi. En mi último cumpleaños recibí como regalo de mis amigos el Achtung! Cthulhu, y por lo que pude ver de la versión inglesa del libro, tenía un potencial inspirador muy bueno. Aparte de que me encanta la Segunda Guerra Mundial y todo lo que huela a ella tiene papeletas para acabar en mis estanterías.

Y por último, mis pequeñas concesiones al mundo del cómic, con el que nunca he estado muy familiarizado. Una pena no haber recordado en el momento de la compra que el Amarillo de Blacksad ya lo tenía, pero bueno, estoy seguro de que no me costará encontrarle nuevo dueño a ése pedazo de cómic, de los pocos que han conseguido llamar mi atención. Curiósamente, algo que, de momento, no ha conseguido el juego de rol de reciente publicación por parte de Nosolorol. Aunque eso no es culpa del juego ni del cómic, en realidad. Tan sólo es que tengo ya muchos juegos xD

El cierre de la entrada será corto: me encanta la Feria del Libro. Como lector, como consumidor y como ex librero. Nadie que aprecie los libros debería perderse símplemente dar un paseo por allí, un rato, ni treinta y cinco minutos, sólo por verla. Y si picas en algo, que al final casi siempre se pica, mejor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario