1 de noviembre de 2015

El Desafío de los 30 Días (3ª ed) - Día 1

Con el primer día de noviembre llega por tercer año consecutivo el Desafío de los 30 Días. Para quienes no conozcan de qué va esto, os dejo aquí los enlaces a las reglas, la lista de participantes y las preguntas. Dicho esto, vamos a por la primera :)


"Evocando los placeres que he tenido anteriormente, los renuevo y gozo de ellos una segunda vez, mientras me río de los problemas ahora pasados, los cuales ya no siento." - Giacomo Casanova

Antes de responder a la pregunta, quiero advertir que contiene un SPOILER como un castillo acerca del módulo para D&D La Horda de la Mano Roja. Advertidos quedáis.

He jugado relativamente poco en entornos de fantasía medieval. La época en la que más lo hice fue cuando daba los primeros pasos en la afición y, aunque seguro que por aquél entonces viví algunos momentos realmente épicos, quedaron ya enterrados en el gigantesco almacén de la memoria. Años después - bastantes - comencé a jugar D&D, y a día de hoy sigue siendo el que, dentro de dicha categoría, me han dirigido más, por lo que no sorprenderá que mi momento elegido sea jugándolo, aunque me hubiera encantado tener más opciones para elegir.

Que yo recuerde, el momento en que más flasheado me quedé durante una partida de fantasía medieval fue jugando los últimos compases del susodicho módulo cuando, básicamente, Tiamat asentó su gargantuesco culo dracónico sobre el grupo de personajes. Lo peor, aparte de las consecuencias de tan inesperada visita, fue que mi personaje en realidad no llegó a ver nada (tampoco, gracias a ello, le ocurrió nada, por otra parte) porque se encontraba atrapado en la estancia inmediatamente anterior y no podía acceder al lugar donde sus compañeros presenciaban en primera fila la espectacular entrada del avatar de la Reina Dragón. Pero a pesar de ello creo que ni antes ni después he sido testigo de algo tan impresionante en partida, al menos en entornos de fantasía. Nunca antes se nos había sentado encima un dios.



4 comentarios:

  1. ¿Atrapado en la estancia inmediatamente anterior? ¡Huiste como una niña asustada! ¬¬

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Mentira!. Me hipnotizó un puñetero lagarto y me obligó a lanzarme al vacío a través del pozo que daba a la sala inferior, y luego no hubo forma de poder volver a subir ¬¬ Te recuerdo que fui el primero en hacerlo y poneros la cuerda para que subiérais los demás porque podía levitar.

      Eliminar
    2. "porque podía levitar"... ¿y entonces por qué no subiste después? ¬¬

      Eliminar
    3. Levitar (Aptitud Sortílega de Raza): Los genasíes de aire pueden lanzar Levitar una vez al día como si lo lanzara un hechicero de 5º nivel.

      Una. Vez. Al. Día. xD

      Eliminar