2 de noviembre de 2015

El Desafío de los 30 Días (3ª ed) - Día 2

Pregunta 2: Imagina un pueblo al que vamos a llamar… Homlet. No, Homlet sería demasiado obvio. Vamos a llamarle Highdell. Highdell es un pueblo que llega casi a la categoría de ciudad, si no fuera por que todos sus habitantes siguen llamándole “el pueblo de Highdell”. Esta rodeado de montañas, sin encontrarse en un sitio escarpado. Esta cerca del mar, sin tener puerto. Y lo atraviesa un camino comercial, sin ser una ciudad destino. En ese pueblo-ciudad, en el que de vez en cuando descansan grupos de aventureros, existen numerosos locales que les resultan interesantes, tanto a los habitantes como a los propios aventureros, aunque estos vayan de paso. ¿Qué local/edificio es el que está pasando por tu mente?

"Una biblioteca es un lugar que es un repositorio de información y la ofrece a todos los ciudadanos con igualdad de acceso a la misma. (...) Es un espacio comunitario. Es un lugar seguro, un refugio del mundo." - Neil Gaiman

Apartada de la zona más bulliciosa de la ciudad, perdida entre las bellas casas de pino y roble de la clase comerciante, se alza una doble rareza que los habitantes de Highdell conocen por el sobrenombre de "los Mellizos". Se trata de dos edificios que comparten un diseño arquitectónico común, pero construído cada uno empleando un material diferente. Así, el llamado Mellizo Gris se alza en piedra, y el Mellizo Castaño en madera.

La historia de ambos edificios no es tan antigua y misteriosa como muchos visitantes créen. Los Mellizos originales eran, en realidad, gemelos: dos edificios de piedra gris proveniente de las montañas que se alzaban a ambos lados de una misma calle y que entrelazaban sus tejados a veinte metros de altura gracias a su peculiar diseño inclinado. La razón para llevar a cabo un desafío constructivo así fue que, en origen, esta doble estructura albergaba en su interior un santuario del dios Radlám, cuyo símbolo - dos columnas inclinadas y apoyadas una contra la otra - recuerdan la misma figura. Radlám es (o era) una deidad poco conocida, elusiva y reservada, cuyo mayor interés es (o era) la recopilación y protección de todo tipo de conocimiento. Sus sacerdotes siempre fueron escasos y sus fieles muy contados, aunque su labor era respetada por las autoridades de Highdell ya que colaboraban en la gestión administrativa y documental de los negocios del pueblo. También atesoraban una voluminosa biblioteca y un extenso archivo en el que podía encontrarse información tremendamente útil, ya fuera acerca de la titularidad ancestral de determinadas tierras o del origen remoto de alguna de las no pocas ruinas que se encuentran dispersas por la región. Huelga decir que éste tipo de información era muy codiciada por los grupos de aventureros, los cuales podían solicitar acceso supervisado a la misma, al igual que cualquier otro ciudadano.

Hace ciento doce años, un grupo desconocido pidió a los sacerdotes de Radlám que les permitiésen consultar "algo", no se sabe muy bien qué. Los sacerdotes, tras debatirlo entre ellos, denegaron la entrada al grupo, algo notablemente infrecuente, y mantuvieron su negativa a pesar de que se les ofrecieron múltiples y muy interesantes pagos a condición de cambiar su parecer. Cuando quedó claro que no sería así, el grupo abandonó el lugar. La historia dice que algun testigo les escuchó advertir a los sacerdotes de que se arrepentirían, pero otros dicen que se marcharon envueltos en un oscuro y ceñudo silencio.
Una noche sin luna, dos meses más tarde, el extraño grupo regresó. Empleando la magia como arma entraron en el templo, redujeron a los sacerdotes y adeptos y los arrojaron al interior de una sala vacía, mientras buscaban por toda la biblioteca aquello que habían venido a buscar. Uno de los sacerdotes logró enviar un mensaje de auxilio a través de una grieta en la pared, y varios grupos de aventureros que se encontraban en la ciudad acudieron para tratar de liberar el templo. La lucha fue encarnizada y, durante su climax, los invasores cometieron el terrible acto de hacer explotar uno de los dos edifícios, en cuyo interior se encontraban los sacerdote de Radlán. Cuando todos los agresores hubieron perecido, y las cenizas se hubieron aposentado, sólo quedaba en pie una de las estructuras... y ninguno de sus custodios vivo.


Durante los dos años siguientes, el Gobernador Bauval de Highdell trató de encontrar a otros sacerdotes de Radlám para que reconstruyesen el templo. Envió emisarios a todos los lugares que se le ocurrieron, desde las ciudades estado costeras hasta los reinos fortaleza de las montañas, pero no hubo respuesta: nadie sabía de más siervos de Radlám que los que moraron en Highdell. En vista de su fracaso, Bauval se decidió a reconstruír el templo como biblioteca y archivo de la ciudad. Por aquél entonces no era una época de abundancia, por lo que descartó el empleo de la piedra en favor de la madera, mucho más barata, manejable y sencilla de trabajar. Todos los volúmenes y manuscritos supervivientes de la destrucción de la segunda estructura fueron almacenados en el que sería conocido en adelante como el Mellizo Gris, y se levantó frente a él el Mellizo Castaño, donde se trasladó la sede oficial de la oficina del gobernador. Puesto que ya no habría sacerdotes que atendieran el mantenimiento de la todavía extensa biblioteca, el gobernador creó el Gremio de Archiveros y Bibliotecarios, quienes cumplirían en adelante la doble función de custodiar y alimentar la gran biblioteca además de atender la gestión burocrática de Highdell: títulos de propiedad, derechos adquiridos, licencias de mercado, etc...

A día de hoy, la actividad que se desarrolla en los Mellizos es un engranaje clave en el funcionamiento de la población. Los archiveros tratan a diario con nobles, mercaderes y artesanos en nombre del Gobernador de turno y apoyan la labor de los magistrados en las disputas comerciales, por terrenos o herencias, y no es infrecuente escuchar, en medio de una disputa entre los locales, amenazas de citarse "bajo los Mellizos" ante cualquier problema de índole burocrática.
Al otro lado de la calle, en cambio, tras los muros de piedra del Mellizo Gris, se acumulan los libros, manuscritos, códices y cuadernos, en hilera tras hilera de estantes atestados y, sólo en apariencia, caóticos. Los bibliotecarios conocen bien la ubicación de todos los volúmenes de información, y siguen facilitando el acceso a ellos como se hiciera antaño. Algunos de ellos provienen del Hogar de Huérfanos de Guardianes de Caravanas Mathias Germon, pues si desde pequeños demuestran poco interés en continuar la tradición familiar, el Hogar los envía al Gremio para, a pesar de ello, terminar de colocarlos. Aparte de esos casos particulares, el Gremio recluta normalmente entre los hijos segundos y terceros de la clase media de la ciudad, ya que por lo general cuentan con una base cultural mínima necesaria para comenzar su educación como miembros del Gremio.

El trámite para acceder a la biblioteca es sencillo. Tan sólo es necesario presentarse ante las puertas y hablar con el edecán presente, quien a su vez lo consultará con los bibliotecarios de guardia. Si la respuesta es afirmativa, cualquier persona podrá entrar y buscar la información que necesite, auxiliada (y vigilada) en todo momento por un bibliotecario. El único pago exigido por el Gremio a cambio de sus servicios es más información que añadir a la biblioteca. Se aceptan libros, pergaminos y cualquier otro soporte para el conocimiento escrito, como tablillas de cera o láminas de metal. También se permite a los usuarios realizar el pago "de viva voz", es decir, dictando cualquier información interesante y veraz a los bibliotecarios escribas. Así, el tesoro de conocimiento de la biblioteca continúa creciendo día tras días.

Los bibliotecarios tienen potestad absoluta para permitir o denegar el acceso a cualquiera, y su dictámen será, si es necesario, protegido mediante la fuerza. Aunque nadie ha visto nunca presencia alguna de guardias, es vox populi que las Damas de Highdell vigilan de cerca el lugar y a sus visitantes, siempre en guardia ante la posibilidad de que el pasado vuelva a repetirse. Aunque diezmada tras la destrucción de aquella noche distante, la cantidad de volúmenes de la biblioteca sigue siendo enorme, uno de los mayores repositorios de sabiduría ya no de la zona, sino con toda probabilidad del reino y puede que más allá. Hay rumores que afirman que, en las cámaras más profundas, el Gremio atesora la solución a algunos de los misterios propios de Highdell, como el origen de la Casa de las Mil Ventanas o la identidad del misterioso ídolo del altar junto al Rovvan. Tal vez un día, si un viajero trae consigo una información que merezca un pago así, le sean revelados.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Espero que no os parezca mala idea, a quienes os he linkeado, que enlace vuestras localizaciones con la mía. Me gustaron vuestras ideas y pensé que se podría fortalecer el trasfondo enlazándolas :)

No hay comentarios:

Publicar un comentario