3 de noviembre de 2015

El Desafío de los 30 Días (3ª ed) - Día 3

Pregunta 3: Ayer describiste un local/edificio situado en el pueblo de Highdell. Un local que considerarse importante por alguna razón, bien para el pueblo, bien para los aventureros que se pasan por el mismo con el objetivo de conseguir algo. Sin embargo, ese local/edificio adicional que hace que sea notable. Y es que de vez en cuando se pasea, va o le pertenece a un personaje por todos conocido. O no. ¿Quién es dicho personaje?

"Toda mi vida he sido un buscador, constantemente en busca de algo."
- Michael White

Los miembros del Gremio de Archiveros y Bibliotecarios no suelen ser personas especialmente abiertas, hablando en términos de relaciones sociales. Muchos de ellos disfrutan del silencio y la rutina de su quehacer cotidiano, de forma muy parecida a la vida monacal de algunos fieles de ciertos cultos y religiones, pero de una forma plenamente desprovista de religiosidad. Aquellos que son escogidos por el Gremio tienen una reconocible querencia por los libros, el estudio y la escritura, y aunque no es raro que mantengan amistades e, incluso, se les vea frecuentando alguno de los lugares de ocio que abundan en la ciudad, lo cierto es que por lo general tienden a relacionarse mayoritariamente entre ellos, ya que comparten poderosos vínculos en cuestión de gustos y de habilidades.

Siendo así, a muchos les sorprendería saber que el Gremio no carece, en realidad, de gentes que aprecien algo de acción. A pesar de que la biblioteca está bien alimentada gracias a los pagos en conocimiento que sus visitantes entregan a cambio de consultar sus volúmenes, lo que llega en ocasiones a través de ellos son indicios acerca de dónde conseguir la verdadera información. La mayoría de las veces el Gremio recurre a los grupos de aventureros que visitan Highdell para recobrar esos tesoros, pagando con más información o en moneda contante y sonante. Otras, sin embargo, prefieren por discreción enviar personal propio para que negocie, compre o adquiera como estime oportuno lo que sea menester. Ahí es donde entran en juego los recopiladores gremiales. Y Etten Bauval es uno de sus maestros.

Etten no es un desconocido para muchos en Highdell, ya que se encuentra entre esos gremiales que, como decía más arriba, tienen amistades fuera de los muros de piedra del Gemelo Gris. Es un miembro menor de la familia Bauval, cuyo árbol genealógico acoge no menos de tres Gobernadores de la ciudad. Si bien esto tiene algunas ventajas innegables, lo cierto es que Etten no las emplea para nada más allá que cumplir su labor como recopilador. A través de sus allegados y conocidos, Etten está siempre atento a noticias acerca de lotes de libros traídos por un comerciante o dueños de mansiones con pequeñas bibliotecas interesados en venderlas. Tampoco es algo fuera de lo común verlo a él, como a cualquiera de sus compañeros gremiales, visitar las casas de personas recientemente fallecidas para interesarse por los bienes del finado. Si entre ellos hay escritos que susciten su interés, se sabe que ofrecen un precio justo por ellos, y casi siempre consiguen su objetivo.

Pero, a diferencia de la mayoría de los miembros del Gremio, Etten también se ha preparado para ser capaz de salir a los caminos en busca de los premios más codiciados por el Gremio. Aún es relativamente joven y se encuentra en buena forma, lo bastante como para caminar hasta una ruina en las montañas y trepar por sus rocas, y reptar por sus recovecos, y emplear su habilidad y destreza para evitar todos los obstáculos que lo separen del objetivo: quizá un libro raro en el pedestal de un viejo templo, o un pergamino reseco en el hueco de una estatua. No es un guerrero, por supuesto, y si puede conseguir salir indemne de lo que sea empleando la dialéctica en lugar de la violencia ése será su camino predilecto, pero llegado el caso sabe cómo defenderse. Debido a esa peculiar mezcla de habilidades, es tan probable que vaya en solitario a realizar una búsqueda como que aborde al grupo elegido por el Gremio para ofrecerles el trabajo, sin olvidar la posibilidad de que decida unirse a ellos si la ocasión pincha su curiosidad o si no termina de fiarse del grupo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario