22 de febrero de 2016

A vueltas con la visibilidad de los juegos de rol

Ya han sido varios los artículos en blogs acerca de la normalización o de la visibilidad de los juegos de rol en la sociedad que he acabado ojeando, tantas como tentaciones de aportar mi granito de arena a la conversación. Luego me preguntaba si merecía la pena, escribía cuatro líneas deslavazadas y acababa  por descartar el artículo. A finales de enero encontré ésta entrada en el blog del sr. Rojo y volvió a pasar lo mismo, pero esta vez me he dicho "venga, tira". Por lo menos para que darle visibilidad a alguna opinión disonante y, para qué mentir, para mantener los dedos pegados a las teclas y seguir rellenando el fondo blanco de las entradas del blog.

Las cosas no son, obviamente, como cuando el grueso de los aficionados actuales comenzamos en esto. La diferencia principal para mi es que existía internet y la comunicación digital pero estaban aún en pañales, y por ende había menos información de la que tirar. Todos los roleros a los que conozco en persona llegaron a la afición bien a través de un amigo que ya jugaba o buscando información por iniciativa propia. Puede que sea mera casualidad. Pero es por ello que, cuando se instiga a la captación activa de nuevos jugadores o a la difusión del rol mediante jornadas, charlas y demás, me pregunte si de verdad es ésa la forma en que llegan mayoritariamente los nuevos adeptos.


Yo tengo otras aficiones. Me tiran menos que el rol pero están ahí. A todas ellas llegué de la misma forma, escuchando o leyendo acerca de ellas y buscando después información o por conocer a un aficionado al que pregunté por ello. Creo que a día de hoy cualquier persona puede encontrar información, blogs y hasta documentales sobre cualquier cosa, incluidos los juegos de rol. Cientos de ellos. ¿Cuantos bloggers roleros hay sólo en castellano?. También hoy día hay más juegos y más editoriales que - creo - nunca, con algunos títulos muy reconocibles y con buena política publicitaria. Por tanto, hoy existe más información sobre el rol que nunca. Me resulta difícil de creer que aún así sea insuficiente. Tengo la impresión de que más que un problema de visibilidad o falta de información es que las aficiones van y vienen, cambian, evolucionan y, a veces, se estancan e incluso desaparecen. Antaño, con nuestra misma edad, nuestros abuelos jugaban a las cartas, a las damas y al dominó. Lo siguen haciendo ahora en el parque o el hogar del jubilado, pero nosotros probablemente no lo haremos. Los gustos cambian. Las modas cambian. Y las formas de entretenimiento cambian.

Cuando leo artículos y comentarios que defienden que "hay que darles más visibilidad a los juegos de rol", "normalizarlos en la sociedad", etc... me vienen a la cabeza palabras como proselitismo o captación (la he empleado más arriba con toda la intención). Creo que no es la intención, claro, pero a veces me suena así. Tengo amigos que hacen escalada pero nunca les he visto instando activamente a nadie a escalar, aunque respondían de buena gana cualquier cosa que les preguntasen. Mis cuñados son ciclofrikis entregados y nunca han tratado de "captarme", más allá de enseñarme alguna vez fotos de algún paisaje y ofrecerme "tú si un día te apetece, me lo dices". Y ya. Nadie me ha propuesto nunca que vaya a una charla, una convención o una clase de iniciación para presentarme nada. Y creo que hacen bien. Me parece más natural así, menos agresivo. Pienso que la gente que comienza a mostrar interés por algo - ya no sólo los juegos de rol - no debe ser atraída ni captada, sino que debe llegar por su cuenta e ir escalando poco a poco, a partir de ahí, su inmersión. Me da la sensación de que últimamente se trata de enfocar la promoción del rol a los eventos grandes o pequeños, y no lo termino de ver. Para ampliar información y contacto si, pero no para iniciar. Opinión personal sin estudios de por medio, quede claro.

Igualmente me parece más sano que un día en el trabajo, durante una conversación casual, salga que juegas a rol y que un compañero te pregunte, a que llegues tú en un descanso y empieces a contarles que juegas y que si quieren probar. Me parece más positivo que sea el potencial interesado el que dé el primer paso a que nadie le vaya a buscar. A diferencia de lo que pueden pensar muchos, los juegos de rol ya son conocidos por la sociedad y no sólo por los manidos y mal llamados crímenes del rol. Hay mucha gente que llega al rol a través de los videojuegos. Pero independientemente de dónde venga, quien quiera saber más, quien quiera más información, la puede conseguir por si sólo, salir a buscarla a través de la Red que (dicen) lo sabe todo. Como se suele decir, cuando el aprendiz está preparado, el maestro aparece. Y aunque sea una opinión polémica, no todo el mundo está preparado para jugar, igual que no todo el mundo está preparado para hacer cualquier otra cosa.

Tampoco el "maestro" debe sentirse obligado a enseñar a nadie. Parece que si no quieres difundir el rol no lo aprecias o eres un egoísta que te lo guardas para ti. El rol es una actividad social, correcto, pero para compartir con quien tú quieras, igual que cualquier otra. Si sólo te apetece compartirla con tus amigos, perfecto.

Resumiendo, no veo nada malo en seguir introduciendo a la gente en el hobbie invitándoles a tu casa a probar, sin más preparación u ornato que unas bebidas, ganchitos varios, el libro, las fichas, los dados, los colegas y la actitud. Tampoco veo nada malo en símplemente preocuparte por mantener tu propia mesa de juego y participar de forma tangencial en cualquier otra iniciativa, o no hacerlo en absoluto. Igual que no veo nada malo en ayudar a difundirlo. Creo que por suerte, y con independencia de lo que hagamos a título particular, probablemente siga habiendo público para los juegos de rol cuando me haga viejo. Igual lo poco o mucho que he aportado a su difusión ayuda en algo, pero personalmente a lo máximo que aspiro es a poder juntarme con mis amigos en el hogar del jubilado para jugar una penúltima vez. Ese es el futuro del rol que más me importa.

8 comentarios:

  1. Yo cada vez que oigo hablar de lo de llevar el rol a quien no lo conoce, atraer gente a la afición, me suena a cuando los misioneros de iban a enseñarles el cristianismos a los sudamericanos; o cuando vienen los testis a darte el coñazo a la puerta de tu casa.
    A mí sólo me preocupa si juego o no juego, y los demás que hagan lo que quieran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es precisamente la sensación que tengo a veces, que parece que los roleros debemos evangelizar para extender nuestra afición, como si el resto del mundo necesitara conocer el rol si o si. Me parece buena idea seguir manteniendo blogs activos, poniendo información a disposición de los curiosos, dando pie a cualquiera a que nos pregunte y se interese por nuestra afición, pero ésa sensación de "debemos expandirnos para que el rol sobreviva" me parece casi mercantilista, como si estuviésemos tratando de vender algo. Y eso me parece muy respetable y esperable por parte de una editorial, pero no la comparto desde el punto de vista de un fan.

      Gracias por pasar, Kythklaith.

      Eliminar
  2. Pues yo creo que si queremos que esta afición prospere hay que darle más visibilidad. ¿Forzar a la gente a jugar? No, por dios. Pero si queremos que haya renovación generacional hay que hacer algo más.
    Los jovenes de hoy en día tienen más consolas, más videojuegos, mayor distracción tecnológica contra la que competimos. Y estamos perdiendo esta lucha, porque yo no veo ese relevo generacional.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero ¿por qué crees que ahora mismo no es próspera?. Yo veo en este momento más editoriales y más juegos que nunca. Veo una comunidad activa de gente que no parece tener pensado abandonar el rol. Vale que la mayoría tenemos de treinta en adelante pero no es posible que desde que comenzase a jugar con quince hasta hoy no haya entrado gente nueva. Yo creo que si hay relevo generacional, pero es pequeño, como relativamente pequeña es nuestra comunidad. No creo que esto haya estado nunca estancado, símplemente se trata de un tipo de ocio underground que a veces quiere dárselas de que no lo es y que mueve un número limitado de aficionados, como muchas otras aficiones minoritarias. Como yo que sé, el curling, el airsoft, la escalada, la recreación histórica, el teatro de aficionados, los dardos... Todas aficiones que implican socializar. De todas conozco gente que las practican, y no conozco a ninguno de ellos implicados en iniciativas para darles visibilidad. Todas compiten también con las consolas y la distracción tecnológica. Y aún así siguen manteniendo su público. ¿Por qué los juegos de rol no serían capaces de ello?¿O es que no debemos conformarnos con ser minoritarios y tenemos que alcanzar al Gran Público? Porque eso sería otro tema diferente.

      Gracias por pasarte y comentar Eban :)

      Eliminar
  3. Bueno, tal vez ahora tengamos la sensación de que la situación actual es próspera porque se publica mucho material rolero. Pero la realidad puede ser diferente, ¿Cuanta gente compra ese material para tenerlo en la estanteria y cuanta gente lo usa realmente para jugar?

    Quiero decir que toda esa gente que descubre los juegos de rol luego tiene que competir con los juegos de mesa, los videojuegos, las aplicaciones de móvil, las noches de fiesta, etc...
    En nuestra época las cosas eran muy diferentes, hoy en día hay mucha más competencia sobre como invertir ese tiempo lúdico.

    Los juegos de rol siempre han sido algo muy minoritario. Fuera de tu circulo de amistades y familiares hay mucha gente que cuando les hablas de juegos de rol piensan en videojuegos en los que puedes subir de nivel y mejorar al protagonista, sin ser consciente de que jugar a rol es bastante más que eso.
    Es cierto que hay un relevo generacional, pero es pequeño. Solo hay que ir a jornadas o asociaciones para ver que la media de edad de los participantes suele estar en los 30 años. O al menos eso es lo que yo he visto.

    En mi opinión, y obviamente es algo personal, a largo plazo la situación va a empeorar. Mis amigos con hijos cada vez tienen menos tiempo libre, la gente se cansará de comprar juegos de rol para tenerlos simplemente decorando las estanterias, los jovenes encontrarán otra forma de invertir su tiempo más divertidas, etc...
    Claro que puedo equivocarme, tal vez los roleros creemos una forma de federarnos para hacernos fuerte, y montar torneos nacionales de juegos de rol. Quien sabe...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los juegos de rol siempre han tenido que competir con otras formas de ocio. En el 2000 (mucho antes, claro, pero por no mirar tan atrás) ya había videojuegos, también había juegos de mesa y la gente siempre ha salido de fiessssshta. También había Warhammer, Magic, etc, y muchas otras cosas más corrientes. Y aún así jugábamos. Por algo será.

      Es cierto que cada vez tenemos menos tiempo, pero muchos roleros están enseñando a sus hijos a jugar. Alguno picará. Aunque si, como dices, "los jóvenes encontrarán otra forma de invertir su tiempo más divertida", lo hagas como lo hagas no les podrás vender el rol :)

      Puede que la situación empeore. En el pasado estuvo más estancado que ahora. Puede que llegado un momento vuelva a haber un valle, pero creo que aunque siga siendo minoritario, el rol seguirá existiendo.

      Eliminar
  4. Como afición que es, hay que disfrutarla. Ya sea leyendo manuales, coleccionándolos o jugando. No estoy de acuerdo en evangelizar a nadie, pero cuando me piden que les monte una partida para probar no les pongo reparo. Yo no veo competencia, entre consolas, tableros y demás, son opciones de ocio diferentes.

    Actualmente hay material, foros, blogs, quedadas, torneos y un largo etc. Como decía un colega, jubilados tirando dados.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo. Los juegos de rol tienen su propio nicho, e incluso han llegado a colonizar algunos otros, como los videojuegos. Aunque si creo que compiten entre ellos. Yo no tengo tiempo para todo, algo hay que descartar.

      Lo más importante es seguir jugando, y llegar a ver eso de ser jubilado y llevarte el básico y los dados en el carrito.

      Gracias por pasarte y comentar Anakleto.

      Eliminar