20 de junio de 2016

Rostros de Thedas: Fenris

Si existe un personaje oscuro en Dragon Age ese es, sin duda, Fenris. Mi versión de Hawke se dejó acompañar por el elfo con asiduidad - el rol de guerrero fue rotando entre él y Aveline - pero nunca terminó de encontrar una afinidad profunda con el elfo debido a una cuestión muy simple: la protagonista era maga. Tampoco la irritabilidad, el cinismo y el desencanto general del personaje hacían por mostrarle como alguien muy accesible. Sus tatuajes de lirio fueron lo que principalmente me impulsó a tratar de desentrañar su historia,  intrigado por su origen y su funcionamiento, aunque tampoco llegué demasiado lejos. Hoy descubro que quedaron algunas cosas de interés por desvelar de éste ¿héroe? trágico.

Fenris

Hubo un tiempo en que no existía Fenris; tan sólo Leto. Leto, elfo de ciudad. Leto, esclavo del magister Danarius. Compartía este destino con su madre y su hermana, sometido como un número incontable de sus iguales en las tierras del viejo Imperio. Pero un día su maestro pidió voluntarios para someterse a uno de sus experimentos mágicos: uno que, en caso de resultar exitoso, podría convertirlo en un terrible guerrero. El joven elfo decidió competir para ganarse ése derecho, pues con ello conseguiría convertirse en guardaespaldas del magister - la mejor posición para un esclavo bajo las órdenes de Danarius - y un favor. Este fue la concesión de la libertad de su madre y su hermana antes de entregar su cuerpo - en varios sentidos - a Danarius, algo que quizá le proporcionó un instante de satisfacción antes del tormento. Pero cuando los ríos de lirio dibujaron sendas imborrables en su carne, las energías del proceso borraron sus recuerdos, arrebatándole todo lo que era, hasta dejar únicamente una carcasa vacía. Así nació Fenris, el "pequeño lobo" de Danarius, su obra maestra.


El magister consiguió buen rédito en reputación e influencia gracias a Fenris y a la maestría mágica que representaba. Se convirtió en la herramienta perfecta, un guerrero leal y letal. Pero sólo eso. Cuando las circunstancias les llevaron a él y a su maestro a Seheron, a combatir contra los Qunari, y hubieron de escapar ante un cambio de tornas en la contienda, Danarius no dudó en abandonar a Fenris en tierra cuando el barco que los devolvería a Minrathous se quedó sin plaza para el elfo. Malherido y solo, Fenris se internó en la jungla donde sería afortunadamente encontrado por un grupo de Guerreros de la Niebla - células de resistencia local contra la ocupación tanto de los Qunari como de Tevinter - quienes lo sanaron y protegieron. De ellos aprendió Fenris la noción de libertad y tácticas para combatir a los Qunari que más tarde serían de gran ayuda a la Campeona de Kirkwall. Pero Danarius regresó en busca de su "pequeño lobo". Cuando los Guerreros de la Niebla se interpusieron entre él y el elfo, el magister símplemente rió y ordenó a Fenris que los matase. Y Fenris obedeció, tal era el poder que tenía sobre su voluntad. Pero ante los cuerpos exánimes de quienes fueran sus salvadores el elfo comprendió (tarde) que no podía continuar obedeciendo a Danarius. Había conocido la libertad, algo que junto al magister no podría disfrutar jamás, y no quería seguir obedeciendo órdenes de nadie. Escapó a través de la jungla y viajó de polizón en un barco hacia el sur, perseguido por los agentes de Danarius a cada paso.

El barco de Fenris arribó a Kirkwall, donde el camino del antiguo esclavo se cruzaría con el de la Campeona de Kirkwall. Juntos tratarían por última vez con Danarius y sus agentes, momento en que Fenris redescubriría la parte de su pasado que le fue robada.

Fenris y Tema

La libertad es un tema fácil de hilvanar con el personaje de Fenris, aunque de una forma diferente a, por ejemplo, como pudo hacerse con Isabella. El elfo podría aparecer en cualquier historia en la que se trate el tema de la esclavitud, y aparecer en ella tanto como esclavo, previo a la ruptura de sus cadenas con Danarius, como libertador después de su llegada a Kirkwall. Su antipatía hacia los magos también podría ser explotada. Es más, el antagonismo entre Anders y él, y sus dos formas de ver la magia y a quienes la manejan, podría dar para interesantes semillas de aventuras, en las que Fenris se opone a los esfuerzos activos del mago por conseguir una mayor libertad para los suyos. Por último no podemos olvidar que las runas de lirio inscritas en la piel del guerrero lo marcan como poseedor de un extraordinario y único poder susceptible de ser perseguido no sólo por su antiguo maestro, sino por cualquier mago o colectivo de magos interesado a obtener ése conocimiento perdido. En todos los casos anteriores, los personajes deberán tomar una decisión entre dos polos opuestos, extrema, como el propio Fenris: de su lado o contra él.

Fenris, Guerrero Elfo de Ciudad 10

Atributos (Concentraciones)
1 Astucia (Saber Imperial, Saber Militar)
0 Comunicación
4 Constitución (Fortaleza)
3 Destreza (Iniciativa, Pelea)
5 Fuerza (Hojas Pesadas, Hojas Ligeras, Intimidación)
2 Magia
0 Percepción  (Ver)
4 Voluntad (Disciplina)

Valores de combate
Velocidad      Salud           Defensa        Armadura
      12                  100                       14                       8

Ataques
Arma               Ataque           Daño
Lethendralis             +7                   3d6+5

Proezas favoritas: Amenazar 1 PP, Golpe Doble 3 PP, Golpe Poderoso 1 PP
Aptitudes  de  Guerrero: Entrenamiento con armaduras (Experto), Entrenamiento a dos manos (Maestro), Entrenamiento con arma a una mano (Experto), Golpe Experto
Especialidad: Guerrero espiritual (Experto)
Talentos:  Lingüística (Tevinterano)
Grupos de armas: Hachas, Hojas ligeras, Hojas pesadas, Mazas, Pelea.
Equipo: Armadura de placas ligera, espada a dos manos (Lethendralis)

No hay comentarios:

Publicar un comentario