30 de diciembre de 2016

Cierre del año

Fragmentos de Rol se despide de 2016 como suele desde hace tres años, con la entrada de cierre del mismo. También podría llamarlo el Relato sobre el Estado de mi Afición, pero lo otro es más corto. Sin más preámbulo, vamos a por ello.

Descenso de la actividad. Este año preveía jugar menos, y así ha sido. Cinco sesiones menos que en 2015, diecisiete para ser exactos, es, sin embargo, un número superior al que inicialmente temía, por lo que he de reconocer que tengo suerte. Si consigo mantenerla puede que recupere el ritmo perdido éste próximo año.

2016 no fue año de novedades. Al menos no para mi. De esas diecisiete partidas sólo una fue de un juego que no hubiese probado con anterioridad: The Secrets of Cats. Veremos si con 2017 recuperamos las ganas de probar juegos nuevos, porque opciones, desde luego, no nos faltarán. Este año han llegado a mi biblioteca novedades como Walhalla o Mutant Year Cero (sobre la bocina, en Navidad), y en breve llegarán otros como Hardboiled y, con suerte, Máscaras de Matar. Lo que no quiere decir que no pretenda jugar o dirigir de nuevo algún clásico, como Kult, que para algo me he tirado años hasta conseguir esa añorada primera edición, o continuar la campaña de Hombre Lobo que acaba de comenzar.
título que no hubiera probado antes:

Dragon Age en barbecho. En 2015 conseguí colar el juego de Green Ronin como secundario de lujo cuando no se podía jugar la campaña principal de nuestro grupo, pero este año no ha habido oportunidad. Tras establecer que después de la campaña actual de Star Wars me pondría de nuevo tras la pantalla como narrador titular, ofrecí la opción junto con Hombre Lobo, y el resto del grupo no tuvo dudas. Puede que así lo condenase, pero también quería aprovechar que el H20 había removido el gusanillo no muerto del Mundo de Tinieblas para resucitarlo en nuestra mesa. Así que debería decir que estoy "contriste" al respecto. Por lo menos he podido ir matando el mono gracias a la iniciativa Rostros de Thedas compartida con la Alegre Tabernilla de Azathoth, en la cual hemos desvelado las fichas de todos los compañeros de nuestros héroes durante las tres (de momento) entregas de la saga de videojuegos.

Walküre Fail. A pesar de que varios en el grupo tenemos interés por el juego, nadie termina de animarse a dirigirlo de nuevo desde que terminase la historia Philentropy dirigida por Kythklaith Dasth. Yo tengo alguna a medio barruntar, pero no me termino de decidir, y esa indecisión probablemente acabará mandando el juego al fondo del "cajón", me temo.

Lejano Cuadragésimoprimer Milenio. Lejos, lejos queda cuando Dark Heresy suponía un tercio de mis sesiones de juego anuales. Parece que existe un posible relevo tras el final de la campaña de Conan, pero aún no hay nada en firme que asegure el retorno de los siervos del Dios Emperador.

El regreso de Hombre Lobo. A falta de jugarlo, cosa que dudo bastante que vuelva a ocurrir todavía, por lo menos he conseguido regresar a mi añorado Mundo de Tinieblas y a mi querido Hombre Lobo como narrador, como ya comentaba más arriba. Venía barruntando de hace bastante un conjunto de historias hiladas en el trasfondo de Hungría, un país que me causó una muy grata impresión y con una historia apasionante. Espero que con esto consiga recuperar un poco la ilusión del grupo por el MdT.

Y ya está. 2016 ha dado para poder seguir manteniendo una actividad satisfactoria en el hobbie, que era mi principal intención. De cara a 2017 espero que siga siendo igual, si no mejor. Lo mis o para todos vosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada